Obama: No, he can’t

Cuando en octubre del 2008 le preguntaron a Naomi Klein en el Aurora Forum qué opinaba de Obama, ella dijo dos cosas bastante impopulares para la época. Primero, recordó que su primera reacción al ver el logo de la campaña del candidato demócrata, fue “por fin los políticos consiguieron crear un logo tan atractivo como el de Nike”. Segundo, se preguntó cuánto del “cambio” prometido podría ser real, si Obama seguiría atado por los compromisos con las multinacionales y los bancos y si acaso no era irónico que buena parte de su equipo estuviera integrado por figuras claves en las negociaciones del bail-out.

La fascinación por la figura del actual presidente de Estados Unidos no es difícil de entender. Es carismático, es joven y ha demostrado –casi siempre- tener un criterio y una capacidad de análisis que a menudo escasean entre los que ocupan el cargo.

Obama visita Chile y el viejo deporte nacional de sentirnos rascas, patipelados y simplones frente a los jefes del mundo se activa en segundos. Por supuesto, Sebastián Piñera no es exactamente el mejor presidente que hayamos tenido. O el de mejor verbo.

Pero es bueno recordar que las personas a veces se revelan en gestos laterales de poca importancia. Obama podrá ser mil veces más inteligente o articulado que George W. Bush. Sin embargo, al final del día, es un mandatario estadounidense y sus metas no son las nuestras y su valoración de la vida de quienes no exhiben pasaportes de su país parece ser igual de deficiente que la de Richard Nixon, quien dijera que la gran tragedia de Vietnam había sido la muerte de 58 mil “american sons”.

El 1 de mayo del 2010, Obama dio el discurso anual en la White House Correspondents Association Dinner. Allí dijo:

Los Jonas Brothers están aquí. Están por ahí en alguna parte. (Mis hijas) Sasha y Malia son grandes fanáticas. Pero, muchachos, no se hagan ideas. Tengo dos palabras para ustedes: predator drones. Ni siquiera los verán venir. Creen que estoy bromeando”.

 

Esto es un predator drone. Y en este video se puede ver lo que le hace a la gente (00:40):

Casi dos meses antes del discurso, un reporte de un instituto estadounidense llamado New America Foundation acusó que el 32 % de los seres humanos liquidados por predator drones en Pakistán eran civiles.

Todos podemos hacer bromas crueles a propósito de cualquier cosa. Pero, como bien dijera Bill Maher respecto al chiste de los Jonas Brothers, hay una razón de por qué un chiste sobre Auschwitz suena bien cuando lo dice Mel Brooks y es ofensivo cuando lo dice Rudolph Hess.

Que el hombre que ordena ataques con robots voladores sobre países extranjeros opine que es muy divertido usarlos como referencia para defender el honor de sus hijas, habla mal de él y sus asesores. No puedes reírte de los aparatos que usas para vaporizar gente, más aún cuando sabes que muchas de esas víctimas tienen la edad de tus hijas.

Obama podrá tener mejor labia y preparación que su anfitrión por estos días. Pero, por desgracia, su capacidad para el descriterio es bastante amplia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s