¿Qué Pasó Ayer?

Cuatro amigos viajan a Las Vegas para celebrar la despedida de soltero de uno de ellos. Al día siguiente, el novio ha desaparecido y sus compinches despiertan en una suite de hotel arrasada y sin recordar nada de lo sucedido.

Inconscientemente, comedias tontas como esta (y la olvidable Hey, ¿Dónde Está Mi Auto?) citan a una novela clásica del argentino Adolfo Bioy Casares, llamada El Sueño de los Héroes.

En ese libro, un joven bonaerense intenta recordar la noche de farra de la cual ninguno de sus amigos quiere hablar y donde se topó con la que tal vez haya sido la mujer de su vida.

Con objetivos algo más pragmáticos, el heroico trío de ¿Qué Pasó Ayer? sólo quieren recuperar a su amigo para que consiga llegar a su boda a tiempo. Pero a la amnesia grupal se suma la larga lista de personajes con quienes acumularon cuentas pendientes durante el festejo.

Están la bailarina con un anillo de matrimonio, el chino mafioso, el boxeador estrella obsesionado con Phil Collins y los policías molestos por una patrulla perdida.

La comedia pierde impulso hacia el final, cuando el delirante caos del inicio se empieza a aclarar y distinguimos las causas de los efectos y entendemos, por ejemplo, por qué un personaje perdió un diente o por qué hay un tigre en el baño.

La noche olvidada en el libro de Bioy Casares era una tragedia de contornos metafísicos. Lo divertido es que en ¿Qué Pasó Ayer? eso mismo termina siendo motivo de celebración: liberados de sus trancas y miedos, los protagonistas se entregaron a un festejo sin límites que tuvo mucho de terapéutico.

El filme no es profundo ni subversivo, ni tiene los bordes filosos de un estreno cercano como Te Amo, Brother. Sin embargo, en conjunto es muy estimulante y está plagado de buenos gags y de actuaciones a la altura del desafío. Como muchas comedias recientes, es una oda tontorrona y sin matices a la camaradería masculina. Pero lo asume sin culpas ni traumas, como lo demuestra una memorable secuencia de créditos finales.

¿Qué Pasó Ayer? es un producto mercenario y descomprometido. Lo que quiere decir, por otro lado, que es un trabajo de profesionales, directo como el golpe al mentón que recibe un personaje por robarle a Mike Tyson, alguien que sabe de excesos y memorias borradas.

(Publicado originalmente en La Tercera, 20 de agosto del 2009)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s