Coco Antes de Chanel

En el papel, esta es la típica biografía heroica sobre una figura histórica de la cual entrega una versión –más o menos veraz- de su intimidad y motivaciones. Pero en pantalla Coco antes de Chanel es bastante más que eso.

(Publicado originalmente en La Tercera, 22 de octubre del 2009)

En primer lugar, como el título indica, no es una reseña de los años triunfales de Gabrielle Chanel en el mundo de la moda y el diseño. Al revés, cuenta su época de juventud, de pobreza y de humillación, aun cuando esos elementos (tan caros al melodrama biográfico) luzcan aquí más distanciados que en la media del género.

En segundo lugar, a diferencia de otras cintas biográficas, esta no es una historia sobre la superación, sino sobre el ascenso social. Es una historia plagada de resentimiento, palabras no dichas y escarnio privado y público.

Ya sea porque la dirige una mujer o porque en el guión colaboraron escritores de la talla de Christopher Hampton y Jacques Fieschi, Chanel no es aquí la heroína romántica, sino la mujer pragmática concentrada en escapar.

¿Escapar de qué? Primero de la pobreza. Luego del burdel. Más tarde, del agobio gentil de su primer protector, un ricachón que la usa como una prostituta puertas adentro. Y más tarde, cuando la vida le ha mostrado no sólo el amor sino la frustración, Chanel aprende a escapar de sus sentimientos concentrada en la única cosa que le gusta hacer: diseñar ropa.

Algo destacable de la cinta es que la protagonista no se “redime” a través de su talento. Estos no son los purgatorios llorones de La Vida en Rosa o Camille Claudel. Gabrielle diseña su propia ropa porque la que usan las mujeres le parece un estorbo. Advierte que puede ganar dinero con sus ideas y así encuentra la puerta de salida al infierno de dependencia donde ha estado atrapada toda su vida. Pero para ella el diseño no es un arte, sólo un trabajo.

Coco antes de Chanel es una película modesta y carente de genio, pero al mismo tiempo muy interesante. En el principio, nos dice el filme, existió una mujer que inventó ropas que calzaran con su mirada del mundo, despojada y esencial. La leyenda romántica vino después, alimentada por las mismas personas a las que Chanel despreció.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s