Coraline

Esta adaptación de una novela de Neil Gaiman es un saludable retorno a la vieja escuela de la ficción infantil, aquella donde lo maravilloso se da la mano con el horror. Es una historia para niños capaz de seducir y repeler al mismo tiempo. Su envoltorio es fascinante y colorinche, pero algunas de sus implicancias son perturbadoras incluso para un espectador adulto.

En pocas palabras, es la clase de película familiar que inquieta a los padres y encanta a los niños.

Está hecha mediante una mezcla de animación digital y stop-motion y su trama es una variación sobre la premisa que inmortalizara a Lewis Carroll: una niña solitaria, hija única de padres que apenas le hablan, descubre en su nuevo hogar una puerta secreta que lleva a un mundo paralelo.

En ese lugar –en el cual todos tienen botones en lugar de ojos- sus padres son amables y cariñosos y su casa es una fuente inagotable de maravillas. ¿Preferiría Coraline cambiar su aburrida realidad por este nuevo mundo donde todos la quieren? El único requisito sería que ella también aceptara coserse botones en los ojos, una petición que esconde su propia trampa.

El director Selick hizo El extraño mundo de Jack, otra historia en stop-motion con personajes bizarros. Eso tal vez explique el parecido físico entre la villana de Coraline y el larguirucho Jack Skellington. Pero en otro sentido, Coraline funciona a ratos como una sátira solapada al filme anterior: si en la cinta de 1993, las apariencias siniestras escondían corazones de oro y buenas intenciones, aquí la belleza oculta maldad y (peor aún) lo bello y lo retorcido pueden ser caras opuestas de un mismo personaje.

Nada es lo que parece en Coraline. Los adultos esconden (u olvidan) lo que sienten, los niños saben más de lo que dicen e incluso las mascotas son menos tontas de lo que parecían al principio. Coraline no es perfecta –su epílogo se hace eterno y la heroína es más antipática de lo necesario- pero las deliciosas vueltas de tuerca de la trama y la irreverencia de su moral le hacen una de las mejores cintas infantiles que hayamos visto en años.

(Publicado originalmente en La Tercera, 5 de febrero del 2009)

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s