El Cielo, la Tierra y la Lluvia

Tres mujeres y un hombre viven en los alrededores de Valdivia. El vive solo en medio del campo. Una de ellas se vuelve su empleada. Otra de las mujeres padece una depresión en silencio. El primer largo de ficción del director Torres Leiva (El tiempo que se queda) es un drama de pocas palabras, que contrapesa la opacidad de sus personajes con el magnífico registro visual de su entorno. Pocas veces ha sido capturada con tanta justicia la belleza natural del sur chileno y el efecto que tiene en sus habitantes.

Nunca llegamos a conocer a estos personajes –no en el sentido dramático clásico- pero sí hay un enorme cuidado narrativo en la forma en que habitan el espacio, en cómo se trasladan de un lugar a otro o cómo una frase casual puede sugerir una vida privada que nadie atisba. Un extenso plano secuencia donde una mujer camina por las callecitas vacías de un pueblo bien puede ser el momento más iluminado y revelador que el cine chileno haya entregado en años. En resumen, una película exigente, resguardada, que no se entrega fácil ni busca ser aceptada a la primera. Tal como sus personajes.

(Publicado originalmente en La Tercera, 16 de octubre del 2008)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s