Iron Man 2

La sensación de asombro y el brío del primer Iron Man (2008) tienen escasa presencia en esta nueva aventura del justiciero blindado. Se mantiene el ingenio del director y sus actores para dar vida a este mundo de fantasía sin tomárselo demasiado en serio. Esto no es, gracias a Dios, El Hombre Araña.

Pero ni todos los efectos ni fuegos artificiales logran esconder que la principal debilidad de Iron Man 2 es su débil y repetida historia: luchando para evitar que el gobierno le quite su armadura, el empresario Tony Stark (Robert Downey Jr) además debe hacer frente a un ruso vengativo (Mickey Rourke) capaz de replicar su tecnología. Eso sin contar la enfermedad terminal que Stark soporta apenas con ayuda de una batería en su pecho.

La secuela tiene muchos más elementos que el filme original, pero ninguno de ellos es demasiado interesante. Luego de un comienzo divertido, el interés decae en su intermedio para remontar con la batalla final de rigor.

No hay un villano claro, tal vez porque el verdadero enemigo de Stark es el estado y la burocracia. Egocéntrico y genial a límites casi absurdos, Stark prueba una y otra vez que el emprendimiento privado es más eficiente que cualquier política estatal. “Privaticé la paz mundial”, dice en un momento escalofriante que trae a la memoria no la sonrisa perfecta de Obama, sino el aire demente de un Bill Gates.

Iron Man 2 llega a ser perturbadora en su larga lista de alusiones al lado más conservador de los años ’80. No sólo en detalles cinéfilos como un villano ruso, un empresario-aventurero o una secuencia en las carreras de Mónaco, sino en la presentación casi pornográfica de la guerra como show y el armamento como artículo de consumo.

Lo mejor de Iron Man sigue siendo la persona de Tony Stark, interpretado por Downey Jr. como un cruce improbable de Steve Jobs, Hugh Hefner y Bono. Es James Bond sin vida sexual, una castración remarcada por el hecho de que para este playboy multinacional el verdadero placer está en las máquinas, no en las mujeres que le rodean. En ese sentido, sí es un hombre de nuestros tiempos.

(Publicado originalmente en La Tercera, 29 de abril del 2010)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Iron Man 2

  1. plared dijo:

    Resumiendo…un petardete

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s