Los Amantes (Two Lovers)

Si es verdad que algunas películas son novelas y otras historias breves, habría que decir que Los Amantes es un gran cuento corto: es acotado, contenido y basado más en la sugerencia que en la descripción. Su anécdota, sobre un tipo que intenta recuperarse de un colapso amoroso en casa de sus padres en Brooklyn, tiene el aire de un relato de Cheever. Los padres sueñan con un matrimonio entre el tipo y la hija de una familia con la que hacen negocios. Al tipo le interesa más la chica rubia del piso de arriba. El resto es tragedia, pero asordinada, en penumbras y hecha de susurros.

Recuperando el pulso tras la estridencia boba de Los Dueños de la Noche, el director Gray entrega aquí un relato que honra su amor por el cine norteamericano de los ’70: Los Amantes puede leerse también como un acto de vudú, donde se intenta convocar el fantasma de un cine y un país muertos hace décadas. El cine de Gray siempre ha sido funerario y elegíaco. Pero es en este bello trabajo menor donde por primera vez esas características engrandecen la historia en vez de estorbarla.

(Publicado originalmente en La Tercera, 21 de enero del 2010)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s