The Spirit

Inspirado en una historieta inventada hace décadas por el venerado dibujante Will Eisner, The Spirit es un filme que posee una ventaja a priori sobre otras adaptaciones de la viñeta al cine: su director es Frank Miller, que tiene un glorioso pasado como artista de cómic. Pero, ya sea porque el respeto a la fuente no garantiza buenos resultados, o simplemente porque Miller carece de mínimos talentos fílmicos, The Spirit es una decepción y un desastre.

La historia cuenta las aventuras de The Spirit (Gabriel Macht), un policía asesinado que vuelve de la muerte convertido en justiciero. Su enemigo es Octopus (Samuel L. Jackson), un científico loco que conoce el secreto de la prodigiosa invulnerabilidad del héroe.

Todo en The Spirit es exagerado, arquetípico, más grande que la vida. Por ejemplo, todas las mujeres son exuberantes y todas caen rendidas ante el héroe. Las pistolas son enormes, los edificios son infinitos y la banda sonora parece fabricada con los retazos de la partitura de Danny Elfman para el Batman de Tim Burton.

Miller, desde luego, trabaja conscientemente con el exceso y la caricatura, una herencia del cómic original. Pero en la migración del dibujo a la pantalla se pierden no sólo el encanto sino el dominio narrativo: lo que debería ser irónico, resulta ridículo y la simpleza de la anécdota no encanta, sólo aburre.

La mayoría de las historias de cómic pueden leerse como fantasías infantiles, desde luego. Superman es el niño tímido que en secreto puede mover la Tierra de su eje. Batman es el huérfano que de noche castiga a todos los criminales.

The Spirit también puede clasificarse como una fantasía infantil, pero en el peor sentido. La imagen del macho enmascarado que es irresistible para las chicas, se alza aquí con una falta de sutileza que mueve a la risa y nunca a la identificación.

Miller cree estar homenajeando el policial clásico y el cine negro, pero sólo está usando sus elementos más superficiales. ¿Y para qué? Para filmar uno de los más flacos favores que alguien le haya hecho al mundo del cómic, medio en el cual existen cientos de historias mejor contadas y más adultas que este fiasco.

(Publicado originalmente en La Tercera, el 22 de enero del 2009)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s