Christopher Hitchens: Que morir tenemos, ya lo sabemos

 

 

Moderador: Let’s keep the debate in a zone of civility.

Hitchens: Civility is overrated.

Al final, las películas tratan sobre ideas. Las emociones, digan lo que digan, vienen después y lo hacen impulsadas por las primeras. Ideas sobre el mundo, las personas, el cine.

Ayer murió Christopher Hitchens, un periodista y escritor inglés que tenía 62 años de edad, un cáncer al esófago con muy mal pronóstico y una irrenunciable pasión por las ideas. Durante más de tres décadas, escribió sobre política, sociedad y creencias. En sus últimos años, dedicó buena parte del tiempo a difundir el ateísmo. Una vez enterado del pronóstico de su enfermedad, siguió haciéndolo.

Hitchens nunca tuvo una relación cercana con el cine, aunque sí mantenía opiniones bastante taxativas sobre gente como Eddie Murphy (lo despreciaba) y Michael Moore (a quien consideraba un bufón adicto al dólar).

Pero un gran intelectual es capaz de infectar las áreas que no le interesan por el simple hecho de exponer en su escritura y pensamiento una forma de enfrentar la realidad y aplicar el sentido común. Leí por primera vez a Hitchens hace casi diez años y desde entonces nunca le perdí la pista. Jamás puso sobre la mesa una opinión que no estuviera argumentada (ferozmente argumentada) y sus cambios ideológicos sobre temas como la guerra en Irak y el islamismo fueron motivo de discusión y debate para muchos.

En una de sus canciones, Laurie Anderson dice: Cuando mi abuelo murió, fue como si una biblioteca ardiera. Cuando muere un hombre de la talla de Hitchens, desaparece la oportunidad de seguir contando con su mirada sobre el futuro. Todos perdemos, incluso sus contrincantes.

La idea de coraje intelectual está increíblemente devaluada. Ser amable, gregario y conciliador es la moda. Christopher Hitchens creía que las ideas estúpidas, fueran religiosas, estéticas o políticas, debían ser combatidas. La cultura para él fue una zona de guerra sin espacio para la falsa amabilidad o la concesión.

Si tienes enfrente tuyo a un imbécil, denuncia su pelotudez.

Hitchens no tenía fe en el Más Allá –dedicó sus últimos años a destruir esa noción-, sino en la permanencia de nuestras ideas fuera del tiempo que pasamos en esta tierra. Quienes tuvimos la suerte de toparnos con sus escritos o conferencias somos un poco menos tontos gracias a él. Con respecto a los que no le conocieron entonces y tal vez ahora se interesen por leer libros como Dios no es Bueno o Hitch-22 sólo puedo decir: Los envidio.

Que morir tenemos, ya lo sabemos. Lo dijo Armando Uribe y en la cordura campechana de esa frase no hay alivio, sólo coraje. El mismo coraje que nos enseñara Hitchens.

Acá uno de sus momentos más brillantes, al cerrar uno de los tantos debates contra la religión en la época en que ya se le había declarado el cáncer.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Christopher Hitchens: Que morir tenemos, ya lo sabemos

  1. Reineri☻ Ramírez Pereira dijo:

    genio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s