No le Temas a la Oscuridad

La versión oficial es que esto es el remake de un telefilme de 1973. Sin embargo, se huele que la verdadera inspiración aquí es El Laberinto del Fauno, la brillante fábula de política y fantasía que Guillermo del Toro estrenara el 2006. Del Toro está acreditado como productor y guionista, por lo que es razonable sospechar que su influencia sobre el director debutante Troy Nixey fue definitoria respecto al tono y los temas de la película.

Y también hay un dato menor pero de mucho interés cinéfilo: el otro guionista es Matthew Robbins, director de Milagro en la Calle 8 y colaborador no acreditado en el argumento de Encuentros Cercanos del Tercer Tipo, dos películas sobre contacto entre humanos y seres fantásticos.

En el telefilme original de 1973, una pareja se muda a una casa antigua y la mujer empieza a ser acosada por pequeñas criaturas que sólo ella puede percibir y que terminan enloqueciéndola. En esta versión, el esposo es un arquitecto obsesionado con renovar una increíble casona de campo y es su pequeña hija quien descubre a los duendes, que en un principio lucen encantadores.

El traslado del foco desde el miedo neurótico de una mujer adulta al terror infantil de una niña es muy esperable por parte de Del Toro, así como también lo es la importancia que le da la historia al espacio mismo de la mansión derruida. Sin embargo, más allá de sus alusiones y referencias culteranas a figuras como Algernon Blackwood, lo que pierde a esta película es lo predecible de su intriga.

Desde que sabemos que el padre es un tipo ausente que apenas conoce a su hija, que su nueva pareja es una mujer amable ansiosa de hacer contacto y que hay una historia de hijos perdidos alrededor de la casa, ya atisbamos el resto. El experto Marco Beltrami hace la música y el director de fotografía Oliver Stapleton (viejo colaborador de Stephen Frears) aporta un espléndido look general, pero el envoltorio de lujo no salva un mal obsequio. Lo que viene está ejecutado con mano segura y mecánica al mismo tiempo: No le Temas a la Oscuridad es un cuento gótico que se sabe la melodía, pero no la letra.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s