Mejores y peores del 2005 en cines

 

2046, de Wong Kar Wai

 

Al igual que en años anteriores, un humilde servidor, un cinéfilo de a pie, un rasca consumidor de multicines, se da unos minutos para evocar entre todo lo que vio aquello que vale la pena de lo que sólo merece el olvido. Este fue un buen año, mejor que el 2004 y prometedor en cuanto a lo que vendrá. Existen sospechas fundadas de que el DVD y su acceso a filmografías olvidadas o desconocidas está barbechando una legión de espectadores más abiertos o por lo menos más pacientes que el tradicional pelotón de mandriles. Un pelotón al que –cuál más, cuál menos- todos pertenecemos, no me vengan con cosas. El cine oriental sigue dando sorpresas y algunas de ellas (Dios bendiga a los responsables) incluso llegaron a las salas de cine. Como 2046.

 

 

 

 

 

 

 

-MEJOR ESCENA DE ACCION:

El ataque aéreo sobre los civiles que huyen de la guerra en Lejos del Mundo. El primer ataque de los pods en La Guerra de los Mundos.

 

 

-MEJOR SECUENCIA INICIAL:

La matanza del mafioso rival y la coreografía de la Banda del Hacha que abren el delirio kitsch de Kung Fusión.

 

 

-MEJOR PALIZA:

Jason Statham machucando a un trío de hampones con una manguera de incendios en El Transportador 2, en la única secuencia de acción de la película que vale la pena.

 

 

-MEJOR CAMEO:

Will Ferrell en Los Rompe Bodas.

 

-MEJOR USO DE CANCION POP:

The Blower’s Daughter, Closer.

 

 

-MEJOR PELICULA CHILENA:

Días de Campo.

 

-MEJOR PELICULA VISTA FUERA DEL CIRCUITO REGULAR:

A History of Violence, de Cronenberg, empatada con Cache, de Haneke.

 

-MEJOR BESO: Owen Wilson y Rachel McAdams en la playa, Los Rompe Bodas.

 

 

-MEJOR CHISTE:

Sucede en El Baño, de Gregory Cohen, donde la suspicaz dueña de casa le pregunta a los futuros arrendatarios (dos hippientos sospechosamente quilapayunescos): “¿Ustedes son comunistas”? “Nooo”, dicen ambos al mismo tiempo, “Somos de Talca”.

 

 

-MEJOR MALA ACTUACION:

Johnny Depp en Charlie y la Fábrica de Chocolates. Qué decir. Un raro arte –hacerlo mal y hacerlo bien- que Depp viene cultivando desde los tiempos de Ed Wood y que ha llevado, aquí y en Los Piratas del Caribe, a nuevas cotas de ¿grandeza? En todo caso, sus solas expresiones de histeria eran más interesantes de mirar que la inane y vacua fábula donde lo metió Burton.

 

 

-MEJOR TRAILER:

Alexander. No era particularmente claro respecto al argumento (el filme en sí tampoco lo era) pero transmitía a la perfección esa fractura y demencia que Stone le insufló a lo que parecía ser una típíca cinta de época. Además, el crescendo de las imágenes se construyó en torno al plano de Alexander levantando su caballo frente al elefante, una de las mejores ideas visuales del año.

 

-PEOR TRAILER:

La Intérprete. Vendía la película como uno de esos thrillers de balazos y carreras (no lo era) y tenía el desatino de dar todas las pistas –incluyendo el desenlace- de la única escena de suspenso decente que tenía la historia: el acecho en el bus.

 

 

-LA SORPRESA DEL AÑO:

El Baño. Será un filme irregular y lento a ratos, pero –tras una larga espera- Gregory Cohen demostró que lo suyo no sólo era una idea divertida sino también una ejecución corajuda. Pocos directores debutantes de la nueva camada local (algunos de los cuales podrían ser sus hijos) se atreverían a montar un filme en base a una cámara fija y una sola locación. Para los chicos de la era del Ipod, “riesgo” suele significar pedirle a actores de teleserie que pongan caras de malo y rociar con sangre falsa el piso. Cohen hace algo así en un par de momentos, pero lo suyo –ladino, divertido e inquietante al mismo tiempo- es otra cosa.

 

-INTERESANTES PERO NADA MAS QUE INTERESANTES:

Mar Adentro, Closer, Código 46, Spanglish, La Ventana de Enfrente, Reencarnación (Birth), Lejos del Mundo, Una Mujer Infiel, La Caída, Adulterio, Super Combo, La Esposa de un Buen Abogado, Tierra de los Muertos.

 

-LAS PERLAS:

Zatoichi, Million Dollar Baby, Wallace & Gromit: La Batalla de los Vegetales, El Regreso, Whisky, Vera Drake, Primavera, Verano, Otoño, Invierno…y Primavera, Contra la Pared, Como una Imagen, Clean, Legado de Violencia (Undertow), Coffee & Cigarettes, La Compañía.

 

 

-MAS ENTRETENIDAS DE LO QUE ESPERABAMOS

Cruzada, Batman Inicia, Robots, Pedazos de Abril, Muy parecido al amor, Constantine, El Juego del Miedo, Hitch, Vuelo Nocturno, La Llave Maestra, Virgen a los 40.

 

-TAN ENTRETENIDAS COMO ESPERABAMOS:

La Leyenda del Tesoro Perdido, Los Rompe Bodas, Crimen Ferpecto, Kung Fusión, Super Escuela de Héroes, Harry Potter y el Cáliz de Fuego.

 

-NO NOS MOVIERON UN PELO:

Luna de Avellaneda, Ray, Entre Copas, El Cadáver de la Novia, Charlie y la Fábrica de Chocolates, La Isla, El Exorcismo de Emily Rose, El Luchador, Habana Blues.

 

-LAS PEORES DEL AÑO:

Episodio III, La Vida es un Milagro, La Casa de Cera, El Hijo de la Máscara, Miss Simpatía II, Tiempo de Volver, Los Coristas, Voces del Más Allá, El Hijo de Chucky, El Fantasma de la Opera, La Marca de la Bestia, Amor Idiota, Secuestro, Hechizada, El Huésped.

 

-LAS VI Y YA LAS ESTOY OLVIDANDO:

Boogeyman, Amor Eterno, Rayas, Mi Mejor Enemigo, Herbie a Toda Marcha, La Intérprete, Antes que termine el día, Enamórate, Sahara, Lazos de Familia, Al Caer la Noche, Blade: Trinity, Nathalie X, Paréntesis, Los Dukes de Hazzard, Una Suegra de Cuidado, El Transportador 2.

 

 

-CORAZON DIVIDIDO:

 

Salvador Allende:

Dos narraciones hay dentro de este documental. Una es la pomposa, latera e inútil alabanza del presidente, quien más que protagonizar el filme parece penarlo. La otra es ese relato igualmente etéreo, pero más subterráneo, ese Chile evocado del que hablan los viejos dirigentes alrededor de esa mesa, la UP entendida como farra monumental en cuyos contornos y pormenores nadie se pone aún de acuerdo.

En el medio, algunos apuntes interesantes, como la revelación de que en privado Allende era un pelmazo burgués que se dejaba caer con veinte invitados a comer sin avisar a las nanas. Y un final de oro, donde el poeta Gonzalo Millán recita versos que corren hacia atrás, donde las balas salen de los cuerpos, los militares vuelven a los cuarteles y los muertos se levantan para volver a sus casas. Tal vez la UP –la real y también la ficcionada a través de cientos de relatos privados y ahora por siempre olvidados- fue una utopía tan extraña y peligrosa como un mundo girando al revés. O quizás, a su tímida manera, aludió o prometió el retorno a un inicio básico donde el hombre no era el lobo del hombre y el progreso (esa flecha arrojada hacia el futuro, como decía Pavese) no era la eterna excusa para toda la mierda que vemos en los noticiarios.

 

Alexander:

Sí, okey, estoy loco. Es eterna, es irregular, hace agua por todos lados. Y sin embargo. Hum. Y sin embargo, ninguna superproducción del año, desde los soporíferos apuntes de época de El Aviador a los bichos digitales de King Kong, logró transmitirme esa sensación de más-grande-que-la-vida que vamos buscando al cine, la razón primordial de por qué sigue siendo mejor ver la película en pantalla grande antes que en televisión.

Stone está cada vez más perdido y filma cada vez mejor. El borroso y plano paisaje de Pelotón y los interiores mugrientos de The Doors no se comparan con la batalla en el desierto, el ataque de los elefantes o la figura de Val Kilmer adentrándose a la arena donde será asesinado por sus hombres. Algunas de las ideas de Stone son y siempre han sido repelentes. Pero su imaginería –junto con la de Michael Mann- es un oasis de exceso y furia real en medio de tanto empleadito disfrazado de super-director.

 

Se Arrienda:

Indudablemente el Santiago de esta cinta es nuevo en el cine chileno y ciertos ritmos de la ciudad (como puede atisbarse en la secuencia del restaurante de comida rápida) están ahí, más reconocibles de lo que uno quisiera. Pero el fondo del asunto, que la opción del protagonista por su vocación o la estabilidad se decidiera a un nivel tan personal y básico, que el dilema terminara siendo “elige esta mujer que te quiere, elige este trabajo que te permite respirar tranquilo, madura en silencio y agacha el moño”, que, a la larga, la historia evada lo que era esencial a su premisa (la relación de la peripecia individual con el contexto social que la origina), le limó las uñas.

En su origen esta era –o debió ser- una historia política: la pregunta de fondo no es qué le pasa a Gastón Fernández, sino por qué la opción de vida que llevó o quiso llevar lejos de Chile es imposible aquí. Por qué la corbata y el contrato se han convertido en el único futuro viable para su generación y las que le siguieron. Suena repetido, pero sigue siendo muy cierto: para que un drama individual vuele alto, tiene que estar intrínsecamente ligado al resto de la comunidad.

Y es divertido, porque esa conexión es aludida oblicuamente en esos amigos pelmazos del protagonista. Lo mejor de las ficciones de Fuguet siempre ha sido –contrario a lo que muchos creen- su capacidad para crear hijos de puta que no saben que lo son. Personajes que denuncian las mismas traiciones que ellos cometen o terminarán cometiendo. Hay un gran momento en la película, cuando Fernández y sus amigos caminan en las sombras de una callejuela, contando la historia de una ex – compañera que fracasa, cae bajo y termina pobre y sola. No hay piedad ni empatía por ella, sólo la moral carnicera de quienes la convierten alegremente en cuento de terror: “Dios te da tres avisos para que arregles tu vida”, dice uno de ellos “si no atinas al tercero, cagaste”.

En esa crueldad, en esa habilidad para retratar la mirada ciega que sólo ve el país que crece, los edificios nuevos y la ropa de marca, Fuguet tiene olfato suficiente para una próxima película. Una que no tenga tal vez tanto corazón, pero sí algo más de colmillos.

 

La Guerra de los Mundos:

Spielberg, ya está claro a estas alturas, fue y sigue siendo el director norteamericano más reaccionario de su generación. Esta es una de sus películas más simples, tanto que a ratos parece una extensión de aquellas clásicas secuencias de acecho y huida de sus cintas ochenteras. El mensaje de fondo y la eterna discusión al respecto (si es o no una metáfora de Irak, si es o no una elaboración del ataque a las Torres) al final es menos importante que la confirmación de que la paranoia spielbergiana –su verdadero tema desde el miedo invisible de Tiburón hasta la cárcel cosmopolita de Terminal- alimenta la demagogia del director en todas las otras áreas.

Ya sea gastando tiempo y paciencia en una recocida lectura del mito de Peter Pan o encajando a presión el horror del Holocausto en los mecanismos del melodrama, Spielberg no sabe quedar realmente mal con nadie. Por eso sus mejores villanos siempre han sido absolutos, totales, sin más rasgos de personalidad que la voluntad de destrucción. En ese sentido, La Guerra de los Mundos es su película más pura y directa desde Jurrasic Park. También es una de las más hermosas de ver, aunque eso signifique –como tantas veces en Spielberg- que por “hermoso” nos estemos refiriendo a la estilización millonaria de matanzas y masacres varias.

 

 

La Casa de las Dagas Voladoras:

Este suntuoso y kitsch largometraje de Zhang Yimou careció del peso dramático y la sugerencia política de Héroe, su anterior filme de época. Pero algunas de sus ideas visuales son genuinamente audaces, tiene un impresionante uso del color y su glorificación de la bella Zhang Ziyi es respetable desde cualquier punto de vista. Pocas actrices se vieron más hermosas este año y pocas terminaron en el medio de un triángulo amoroso más maldito y más trágico.

 

 

-MEJOR ESTRENO DIRECTO A DVD:

La Hermandad de la Guerra (Taegukgi hwinalrimyeo), Podré Dormir Hasta que Muera (I’ll Sleep When I’m Dead).

 

-EL LANZAMIENTO DEL AÑO EN DVD:

Más Allá de la Gloria (The Big Red One), la obra maestra de Samuel Fuller, en su edición restaurada y extendida, incluyendo un hermoso documental retrospectivo sobre la filmación.

 

-MEJOR PELICULA VISTA EN DVD:

Memories of Murder (Salinui Chueok, 2003). En el Chile dictatorial de 1986, los policías brutos y violentos de una ciudad de provincia se enfrentan a un horror muy distinto al que acostumbran ver y ejercer: un asesino en serie. Sólo que el país no es Chile, sino Corea del Sur, viviendo su propio régimen militar en su propio año clave 1986. Impresionante thriller de suspenso policial, su interés por los personajes secundarios y su certera alusión a que el villano real no es el asesino sin rostro sino el Estado lo pone a años luz de la media del género. Además, confirma a Kang-ho Song (el industrial vengador de Sympathy for Mr. Vengeance) como uno de los grandes actores de nuestra época.

 

 

-MEJOR BONUS TRACK DEL AÑO:

El corto navideño de los pingüinos de Madagascar, exhibido antes de las funciones de Wallace & Gromit: La Guerra de los Vegetales. De hecho –sucede con frecuencia en el mundo de la animación- es bastante mejor que el largo que le dio origen a los personajes.

 

-MEJOR FOTOGRAFIA EN PEOR PELICULA

La Joven de la Perla, Agua Turbia, Bajo Amenaza, El Aviador, Sin City.

 

-MEJORES BANDAS SONORAS

Clean, 2046, Ray.

 

-RAREZA QUE MERECIO MAS PRENSA Y ESPECTADORES DE LOS QUE TUVO.

Días de Campo.

 

 

 

-MEJOR ESTRENO DEL AÑO EN CUALQUIER FORMATO:

2046:

La repetición, la superficie y el espacio en blanco fueron los tres conceptos claves de esta formidable coda de Wong Kar Wai a su obra maestra Con Animo de Amar. 2046 me pareció el filme más satisfactorio y sugerente del año no sólo por su ojo para el detalle, su perfecto uso de los actores y su audacia a la hora de encontrar un ritmo propio. También porque la emoción de su secuencia final estaba, cosa rara en estos días, fundada en un romanticismo adulto y no en la frustración adolescente de quiero-tener-y-no-tengo que plaga la mayoría de los romances en pantalla.

Es verdad, sus personajes son inseguros, crueles y torpes a la hora de expresar lo que sienten y lo que desean. Pero el filme que los contiene es enorme, ambicioso y nada de torpe y sus ecos y consecuencias seguirán rondándonos mucho después que hayamos olvidado la retórica inflada de King Kong.

 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, Recuentos del año. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s