Mejores y peores del 2008 en cines

 

Este fue un año de desilusiones y pequeñas sorpresas. Las primeras corrieron de la mano de películas como Petróleo Sangriento, que llegaron circundadas por un nimbo de obras maestras que no fueron capaces de mantener. Las segundas vinieron de sitios inesperados (como la mano de Curtis Hanson) o bastardos (como una deslumbrante cinta de artes marciales tailandesa). En el conjunto, la temporada fue irregular y sus mayores logros –los que van a perdurar, me parece- vinieron del más puro cine de género: Wall-E y El Caballero de la Noche.

 

-MEJOR ESCENA DE ACCION:

El tiroteo en una autopista lluviosa de Los Dueños de la Noche, donde suceden varias cosas al mismo tiempo: un hombre cambia de bando, una familia pierde a su patriarca y una mujer decide –en silencio- que ya ha tenido suficiente. Finalista: Will Smith entra a buscar su perra regalona a un bodegón oscuro que alberga criaturas que jamás deberían haber existido, en Soy Leyenda.

 

-MEJOR SECUENCIA DE CREDITOS FINALES:

Los dibujos que cuentan el Génesis en reversa al cierre de Wall-E, acompañados por una bella y robótica balada de Peter Gabriel, cantautor especialista como pocos en la tarea de facturar melodías que son atemporales, inquietantes y tiernas al mismo tiempo. Finalista: el glorioso baile que Tom Cruise hace al final de Una Guerra de Película, la clase de momento memorable que sólo consigue una estrella, la clase de momento que hace que le perdonemos, por ejemplo, El Ultimo Samurai.

 

-MEJOR SECUENCIA DE APERTURA:

Los trailers falsos que abren Una Guerra de Película.

 

 

-MEJOR PALIZA:

Viggo Mortensen, desnudo y tatuado de pies a cabeza, se enfrenta a un par de sicarios en los baños turcos más sórdidos de la década, en Promesas del Este.

 

 

-MEJOR CAMEO:

Arturo Ruiz-Tagle, que sólo aparece quince segundos en Mirageman para decir (respecto al cuerpo inerte del héroe) “Al río” y luego, un par de escenas más tarde, para ser decapitado sin mucho trámite.

 

-MEJOR USO DE CANCION POP:

Hay Amores, interpretada por Shakira para El Amor en Tiempos del Cólera. La canción es tan sencilla, tan dolorosa y real, que convierte a todo el resto de la melcocha en un absurdo relleno que no hace más que molestar.

 

-MEJOR PELICULA CHILENA:

La Buena Vida: Si Machuca intentaba retratar el naufragio del último gran proyecto cívico nacional, La Buena Vida muestra los escombros. Es una gran película, hecha de retazos y pequeños momentos, gestos y diálogos cotidianos que de pronto se rompen o interrumpen, sorprendiendo sobre todo a sus personajes: ese grupo de capitalinos de distintas edades y pelajes, que en conjunto forman uno de los grupos más orgánicos y memorables del cine chileno.

 

 

-MEJOR ESCENA DE SEXO:

Un matrimonio veterano (Marisa Tomei y Philip Seymour Hoffman) se echan un polvo con la pasión adolescente de quienes descubren el cuerpo del otro por primera vez. Están de vacaciones, lejos de sus rutinas y sus vidas, y la idea loca de abandonarlo todo para empezar de nuevo ronda en sus cabezas durante el post-coito. Pero es sólo un sueño, un eco del sexo placentero, que uno de ellos confundirá fatalmente para usarle como excusa en un plan que desembocará en muerte y caos. La película es Antes que el Diablo Sepa que has Muerto.

 

-MEJOR CHISTE:

Robert Downey Jr, interpretando a un super-actor de carácter en Una Guerra de Película: ‘Yo no leo el guión. El guión me lee a mí’. Entre paréntesis, qué deliciosa ironía que la parodia que Downey Jr hace aquí de Russell Crowe sea diez veces más rica y compleja que las actuaciones que Crowe viene rindiendo en los últimos tiempos.

 

 

-MEJOR MINA (SÍ, SUENA FEO. PERO ES CLARO.):

Alice Braga en Soy Leyenda, Ceguera y en Redbelt, de David Mamet (que sólo llegó al DVD). Finalista: Marie Croeze en La Escafandra y la Mariposa.

 

 

-MEJOR MALA ACTUACION:

Pseudo Robin en Mirageman. Ahora, ¿es una actuación en verdad? No lo sé. Sólo sé que cada vez que el personaje abría la boca, amenazaba con devorarse la tenue historia del resto de la película.

 

-MALA ACTUACIÓN A SECAS:

Jude Law en El Sabor de la Noche (My Blueberry Nights). Qué limitado es este tipo, qué perdido luce cuando no cuenta con un buen guión o un director atento, qué porno-softcore es su encanto y con qué descaro intenta suplir carisma con sex-appeal. Brad Pitt por lo menos sabe reírse de sí mismo.

 

 

-LA SORPRESA DEL AÑO:

Desapareció una Noche. La dirigió Ben Affleck, actor fiable pero menor, que tomó una novela policial de Dennis Lehane (autor también del libro que inspiró Río Místico) para facturar uno de los grandes dramas morales del año. Se toma su tiempo –tiene el ritmo de una miniserie, no de un thriller- pero cada uno de sus minutos es importante y cada uno de ellos contribuye al impacto emocional de su última escena, un momento de soledad y confusión que todavía no me saco de la cabeza.

 

 

-LA DESILUSION DEL AÑO:

Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal. Finalistas: Hellboy 2, Quantum of Solace y Santos.

 

-INTERESANTES PERO NADA MAS QUE INTERESANTES:

Corazones (Alain Resnais), Juego de Poder (Mike Nichols), Verdades que Matan, Dos Días en París, Lo Bueno de Llorar, 1973 Revoluciones por Minuto, Los Falsificadores, Crimen y Lujuria, Tony Manero, El Clavel Negro, 199 Recetas para ser Feliz, Secretos (Valeria Sarmiento), La Escafandra y la Mariposa, La Colorina, Un Secreto, Una Mujer Partida en Dos.

 

 

-LAS PERLAS:

Persépolis, La Conspiración (In the valley of Elah), Mirageman, Promesas del Este, Lejos de Ella, El Caballero de la Noche, 4 Meses, 3 Semanas y Dos Días, Antes que el Diablo Sepa que Has Muerto, El Cielo, La Tierra y la Lluvia.

 

-MAS ENTRETENIDAS DE LO QUE ESPERABAMOS:

Soy Leyenda, Mi Mascota es un Monstruo, Las Crónicas de Spiderwick, El Orfanato, Hulk, El Super Agente 86, Definitivamente Talvez, Tropa de Elite, Kung Fu Panda, El Novio de mi Madre, Búsqueda Implacable, La Niebla, Caramel, El Regalo, Espejos Siniestros, REC, Dan un Tipo con Suerte, Bolt.

 

 

-TAN ENTRETENIDAS COMO ESPERABAMOS:

30 Días de Noche, Rambo, Iron Man, Una Guerra de Película, Madagascar 2.

 

 

-LAS PEORES DEL AÑO:

10.000 AC, Chile Puede, Juno, Sweeney Todd, El Sueño de Cassandra, Gangster Americano, Microfilia, 31 Minutos, Jumper, Viaje a Darjeeling, Elizabeth: La Edad de Oro, P2 El Nivel del Pánico, Locura de Amor en Las Vegas, El Fin de los Tiempos, Los Diarios de la Niñera, Shine a Light, Sex and the City, Los Expedientes Secretos X: Quiero Creer, El Brindis, Star Wars: The Clone Wars, El Sótano, Camino a la Redención, Los Crímenes de Oxford, Cashback, Control Total, 88 Minutos, La Otra Chica Bolena, Caos, High School Musical 3, Max Payne, El Juego del Miedo 5

 

 

-LAS VI Y YA LAS ESTOY OLVIDANDO:

Entrenando a Papá, Aliens vs Depredador 2, Escuela para Idiotas, Cloverfield, Expiación: Deseo y Pecado, Cometas en el Cielo, Lokas, Justo en la Mira, Corazón Secreto, Adivina con Quién Salgo, Mansacue, Lassie, Meteoro, La Cambiadora de Páginas, El Príncipe Caspian, 21 BlackJack, La Búsqueda (The Hunting Party), Reyes de la Calle, Hancock, Un Niño de Otro Mundo, El Rey de California, La Momia 3, Apaga y Vámonos, Se Busca (Wanted), Tripulación Dave, Héroes Frágiles, Misión Babilonia, Desierto Sur, La Batalla de Plaza Italia, Mamma Mía!, Alicia en el País, Red de Mentiras, Lars y la Chica Real, Arráncame la Vida, Honor y Orgullo, El Día que la Tierra se Detuvo, Rockandrolla.

 

-LA QUE MAS DESPRECIE:

El Amor en Tiempos del Cólera. Qué estúpido fue su tímido acercamiento al melodrama del libro. Qué estúpido su gastado reciclaje de los clichés América-Morena que ya eran feos y burdos en Como Agua para Chocolate. Qué estúpida su subvaloración de los espectadores, ya sean del Primer o del Tercer Mundo. Qué baratos sus recursos dramáticos, qué torpe el desarrollo de la historia, qué acartonadas sus actuaciones, qué tontos los diálogos. Qué feo el maquillaje que pretendía envejecer a los protagonistas en el segmento final. Qué guachaca su imagen colorinche y huevona de ese pueblito caribeño sampleado de la peor estética Travels & Foods. Lo peor de todo es la sospecha de que nadie –pero nadie- que se haya expuesto a esta mierda salió de la función con el menor interés por leer el libro original. El melodrama es un género noble y monumental, que en Latinoamérica tiene una tradición muy propia, de la cual nada se vislumbró aquí.

 

-DORMIDO EN LOS LAURELES:

Russell Crowe ofreció este año dos de sus actuaciones más flojas desde que saltó a la fama con L.A. Confidential. Sus trabajos en Gángster Americano y Red de Mentiras –las dos bajo la batuta de Ridley Scott- no sólo son rutinarios y aburridos. También hablan de un profesional distraído, a medio morir saltando, haciendo la pega y cansado de sí mismo. Mención especial para Al Pacino, quien en 88 Minutos dio otro gigantesco paso en lo que ha sido su principal trabajo en la presente década: demoler su prestigio, malgastar nuestro tiempo y humillar la lealtad de sus fans.

 

 

-CORAZON DIVIDIDO:

 

Sin Lugar para los Débiles y Petróleo Sangriento:

Respeto las formidables dotes narrativas de sus directores, así como su capacidad para reunir equipos artísticos de excepción. Pero mientras las veía estaba más interesado en la ejecución y en las opciones del relato que en sus historias y personajes. Para ponerlo de esta forma: cuando Tommy Lee Jones recita su monólogo final en Sin Lugar para los Débiles, estaba atento a la manera en que un gran actor lograba dar sentido y materia a un texto. Cuando el mismo hombre habla con un soldado retornado de Irak al final de La Conspiración –luego de descubrir cosas sobre su hijo y su ejército que jamás querría haber descubierto- la sola idea de que Jones estuviera actuando me resultaba inconcebible.

 

Rabia: Esta pequeña y fulminante pieza de cine nacional es perfecta –de veras perfecta- hasta una torpe secuencia final, donde hay un homicidio que no pega con nada, que rompe el tono y la moral del relato y que deja un gusto amargo muy distinto a la honda angustia que ha conseguido el filme hasta ese punto.

 

La Desconocida: Tornatore siempre me había merecido el mayor de los desprecios, entre otras cosas por su moralina de curita de pueblo y su cínica explotación del cuerpo femenino. Cosa curiosa: ambos factores están presentes en este tramposo y seductor thriller a lo Argento, pero integrados de manera tan orgánica que a ratos pareciera que este fuera otro director. En el sentido más profundo, La Desconocida es un filme donde Tornatore se despoja de su máscara humanista y sus modales bucólicos y asume sus verdaderas pasiones: la humillación psicológica, la misoginia, la tortura gratuita, el sádico placer adolescente del payaso infantil que en secreto siempre quiso manosear niñitas y aquí por fin se atreve.

 

El Diario de Agustín: Más allá de la polémica respecto a si las cadenas de diarios chilenos daban o no daban cuenta de su estreno, lo que me sucedió con este documental de Ignacio Agüero es que: 1) es un trabajo acotado, profesional y moralmente intachable sobre un tema en el cual toda la sociedad chilena está al debe y 2) Me pareció de interés limitado, de vuelo corto y ni de lejos a la altura de lo que Agüero puede lograr y que efectivamente ha logrado en todos sus documentales anteriores.

 

 

 

-MEJORES PELICULAS VISTAS EN DVD (YA SEA PORQUE SE ESTRENARON EN ESE FORMATO O PORQUE NUNCA PASARON POR CINES):

Lucky You, de Curtis Hanson. Es un drama sencillo y adulto sobre un jugador profesional que no puede evitar autodestruirse bajo la sombra omnipresente de su padre, un apostador veterano que tal vez sea el verdadero jugador de la familia. Tiene formidables actuaciones, brillantes diálogos y una secuencia inicial –en una casa de empeño- que pondría verde de envidia al mismo David Mamet. Hablando de Mamet, Redbelt es la confirmación de su crecimiento como director de cine y su astucia a la hora de convertir premisas de rutina (en este caso, la película de lucha) en laberintos emocionales.

 

 

-MEJOR BONUS TRACK DEL AÑO:

Las peleas de Chocolate. Esta película tailandesa producida por los mismos responsables de Ong-Bak, se basó en una genial muestra de pensamiento lateral: ¿Cómo hacemos actuar a una formidable artista marcial que no tiene idea de actuación? Fácil. La hacemos interpretar a una chica autista cuyo único talento es patear como mula. Versión mutante de Rainman, con las peleas reemplazando la memoria fotográfica, Chocolate es un videojuego en movimiento donde JeeJa –el nombre de la muchacha- enfrenta legiones de matones a los que despacha con una brutal belleza plástica que yo no veía en el cine oriental desde Bruce Lee. Hay algunos trucos con cables y colchonetas, pero la mayoría de las luchas están filmadas in situ, sin uso de digital ni dobles. Una y otra vez, JeeJa rebota, salta y dobla su cuerpo en ángulos insospechados, siempre encontrando nuevas maneras de rechazar a hombres demasiado lentos, grandes y pesados como para entender que lo que tienen delante no es una niña, sino una actriz física de marca mayor.

 

-MEJOR FOTOGRAFIA EN PEOR PELICULA:

Ceguera. Luce espléndida. Y es un latazo de pacotilla cuyas metáforas son tan gruesas y obvias que se agotan antes que la película acabe.

 

 

-RAREZA QUE MERECIO MAS PRENSA Y ESPECTADORES DE LOS QUE TUVO:

Después de la Boda, de Susanne Bier. Su propia modestia narrativa le juega en contra a la hora de elevarla como un drama de primera línea, pero es una película equilibrada, fina, que contiene grandes actuaciones y que tiene varias cosas que decir sobre la vida adulta, aquel terreno que Hollywood descuida con cada año que pasa.

 

 

MOMENTOS PARA RECORDAR:

-En el documental La Batalla de Plaza Italia, cuando un arquitecto explica su proyecto para el memorial de Jaime Guzmán, enfatizando antes que nada la serie de resguardos que ha tomado para que el armatoste sea tan invulnerable a su entorno como un búnker policial.

 

-Aline Kuppenheim en La Buena Vida, soltándole a su ex –esposo una sarta de garabatos que la sorprenden a ella, pero que no le hacen mella al tipo, demasiado lejos (o demasiado harto) como para entender lo que su mujer está poniendo sobre la mesa.

 

-En Sin Lugar para los Débiles, cuando Josh Brolin espera en la oscuridad que se recorten los pies de su asesino en el borde luminoso de la puerta de su habitación. Se escuchan los pasos del sujeto y de pronto este vuelve atrás y escuchamos el chillido de la bombilla de luz al ser desatornillada. El borde desaparece y entonces viene el caos.

 

-Jack Black en Una Guerra de Película, mirando una montaña de droga con la expresión pasmada con que Roy Neary veía su plato de puré en Encuentros Cercanos.

 

-En Los Falsificadores, cuando el grupo de prisioneros judíos encargados de producir billetes falsos para el Reich aplauden su primer gran éxito. Aunque no olviden que ese torrente de dinero servirá, entre otras cosas, para que sus verdugos sigan exterminando a su pueblo.

 

-Russell Crowe en Red de Mentiras, explicando en forma sucinta a unos visitantes por qué los terroristas van ganando y por qué ese triunfo tiene que ver con algo tan simple como darle la espalda a la tecnología.

 

-Harrison Ford sobreviviendo a una prueba nuclear en Indiana Jones 4. Es un hermoso momento –uno de los pocos que funcionan- porque recalca una idea central, y es que Jones siempre ha sido un anacronismo. Ni siquiera es un personaje del siglo XX. Es uno del siglo XIX, de los tiempos de Salgari y Verne, de la era pre-industrial en que la Tierra era todavía un campo de juego y no una fuente de materias primas.

 

-En Tony Manero, cuando Alfredo Castro enfrenta la votación por aplausos de El Festival de la Una, el único ejercicio cívico público que era permitido en dictadura.

 

-Los asistentes a una fiesta clandestina huyendo de la policía por los tejados en Persépolis.

 

-La amiga dura y aguerrida intentando librarse de un feto muerto en medio de un descampado oscuro en 4 Meses, 3 Semanas y Dos Días.

 

-Una de las mujeres de El Cielo, La Tierra y la Lluvia, caminando sin detenerse por las callecitas de un pueblito sureño, mientras la cámara la sigue y la sigue, sin cesar, sin perderle pisada, mientras al fondo pasan una serie de casitas modestas que de pronto conforman un mapa humano del Sur y de la nación.

 

-En 30 Días de Noche, cuando los vampiros atacan en masa y vemos desde arriba a los humanos corriendo, pidiendo ayuda, muriendo en vano.

 

-Cuatro personas, tres balas y una situación desesperada. El final de La Niebla.

 

-Harvey Dent enfrentando a la prensa y luego declarando ser Batman. El Joker haciendo desaparecer un lápiz. La mujer de Jim Gordon insultando a un Batman oculto en la penumbra. Una persecución en camiones donde los criminales usan artillería digna de un batallón de marines. Batman salvando la vida de un equipo SWAT al tiempo que rescata a inocentes disfrazados de secuestradores. El Joker explicándole a Dent las virtudes de la anarquía. Un hospital volando por los aires de la manera en que sólo Hollywood puede hacer volar un edificio. El Joker aplaudiendo el ascenso de Gordon. Alfred decidiendo en un segundo que la lectura de un mensaje en particular es algo que puede esperar por siempre. Heath Ledger encarnando de tal forma a su personaje que mientras está en pantalla nos olvidamos que está muerto y que no volveremos a verle haciendo esta clase de cosas. “Qué sucede cuando una fuerza incontenible se encuentra con un objeto inamovible”. Lo mejor de Hollywood, que cuando logra ser bueno, es de verdad muy bueno.

 

 

 

PEOR FRASE: En El Amor en los Tiempos del Cólera, el doctor y la protagonista virgen están en la cama por primera vez. El le habla de los mecanismos del cuerpo. Ella le dice ‘Pero esta no va a ser una lección de anatomía’. ‘No’, le contesta él, ‘esta va a ser una lección de amor’.

 

MEJOR FRASE: En Caos, una mierda policial que es basura de cabo y rabo, hay un gran momento. El joven y guapo agente está revisando un sitio del suceso junto a una perita tipo CSI. El tipo aventura una hipótesis sobre las pistas. ‘No pongas palabras en mi boca’, le dice ella. Acto seguido, le da su teléfono con esta invitación: ‘Llámame y te daré una lista de cosas que sí puedes poner en mi boca’.

 

 

MEJOR ESTRENO DEL AÑO EN CUALQUIER FORMATO:

Let the Right One In (Lat den rätte komma in). Esta película de vampiros sueca dirigida por Tomas Alfredson fue esa joya secreta que salta de la nada y obliga a prestar atención. Me la topé por casualidad en noviembre y la vi con creciente asombro y admiración. Si 30 Días de Noche era un relato vampírico en clave supervivencia y Crepúsculo un horror kitsch que ya deberíamos olvidar, Let the Right One In es una fábula sobre inocentes que no lo son tanto, sobre las postales de locura cotidiana que sólo se perciben en la niñez y sobre las razones secretas del cariño y el amor.

El niño protagonista conoce a una muchacha vampira. Ambos hacen amistad. Para él, ella es la única criatura viviente capaz de expresarle afecto. Para ella, él parece ser su único contacto con los demás, pero tal vez en el fondo lo que la chica sienta no sea emoción, sino interés. Quizás Let the Right One In sea, en forma oblicua, la historia del tercer personaje más importante de la trama, el hombre maduro que custodia a la vampira (su Renfield), quien tal vez no haya sido más que uno en la larga lista de guardianes que la chica ha reclutado por siglos. Al igual que Inteligencia Artificial, Let the Right One In es una película que parece estar basada en la ternura y la empatía, cuando en verdad es un ejercicio frío y cruel. ¿Cuán lejos nos puede llevar nuestro deseo de contacto y cómo es que una película de esta categoría no ha llegado aún a Chile? A lo que se parece esto, gracias a Dios, no es a Crepúsculo. Se parece a Near Dark, o a Martin, de George Romero: películas que saben que el vampirismo es apenas una excusa para volver a hablar de los viejos temas.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, Recuentos del año. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s