Prometeo, de Ridley Scott

En el año 2094, guiada por jeroglíficos milenarios, una misión científica viaja a un planeta desconocido donde encuentran huellas de los alienígenas de los que al parecer desciende la raza humana.  Por desgracia, no todos los habitantes del planeta están muertos y algunos están lejos de ser hospitalarios.

Presentada como una precuela al primer filme de la saga Alien, esta película es una bofetada en la cara al ecologismo bobo de Avatar. De hecho, supera a la producción de James Cameron en casi todas las categorías.  Scott tal vez no sea un autor o un gran artista, pero cuando se aplica a fondo  -como en este caso- produce entretención del más alto orden. Prometeo tiene varias alusiones obligadas a Alien, pero las que más emocionan son las sutiles conexiones que establece con otra famosa película del director. Además, como en tantos otros filmes de Scott, su impecable diseño visual deslumbra por sí solo.  Contiene una escena de cirugía mayor que puede estar entre las cosas más feroces que haya visto en una superproducción hollywoodense. La acabo de ver y ya quiero repetírmela.

 

(Publicado originalmente en La Tercera, 31 de mayo 2012)

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Prometeo, de Ridley Scott

  1. que alivio, porque leí otra crítica http://www.paniko.cl/2012/05/de-prometeo-y-promesas-rotas/
    y había perdido la fé, ahora la recuperé, jeje, que influenciable!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s