Los viejos buenos tiempos: Argo, Skyfall

(Este texto incluye revelaciones importantes sobre el argumento de Argo y Skyfall).

 

En el legendario ensayo El cine de Hitchcock, publicado por Robin Wood en 1965, hay un trozo del prólogo que es muy revelador. Wood compara el ataque del avión fumigador de Intriga Internacional de Hitchcock, con el ataque del helicóptero en De Rusia con Amor, uno de los filmes de la saga Bond protagonizado por Sean Connery.

El problema del segundo caso, dice Wood, es que el suspenso de la escena consiste en una pregunta básica: ¿Morirá o no el héroe? Wood tiene razón al remarcar dos puntos: a) sabemos que James Bond jamás muere y b) aun cuando lo hiciera, su muerte sería demasiado irrelevante en términos emotivos dado lo poco que sabemos del personaje.

La queja de Robin Wood se ha mantenido vigente a lo largo de casi todas las películas del agente 007. Sabemos que el intrépido protagonista no puede morir –al menos, no a manos de un matón cualquiera- así que la apuesta de los realizadores radica en que disfrutemos la pericia técnica y la belleza plástica con que las escenas de acción están ejecutadas.

Desde Casino Royale (2006) hasta la reciente Skyfall, la lucha de directores como Martin Campbell y ahora Sam Mendes (sumados al talento de Daniel Craig) ha sido darle espesor y estatura trágica a un héroe que sabemos finalmente invulnerable. Pueden matarle a la chica, pueden herirle, pero Bond tiene que salir airoso de cada aventura, al menos en sus objetivos más inmediatos: en Quantum of Solace, 007 no logra desarticular la organización mundial que se le opone, pero consigue desbaratar su plan en Bolivia.

Argo, dirigida y protagonizada por Ben Affleck, existe en un contexto muy distinto: su héroe es un agente de la CIA enviado a la convulsionada Irán de 1980 para rescatar a seis empleados norteamericanos asilados en la casa del embajador canadiense.

Argo, además, está basada en hechos reales, la clase de historia verídica que nos costaría creer si se nos presentara como pura ficción: la tapadera que inventa el espía es presentarse como productor de una película de fantasía–una variante muy chatarra y burda de Star Wars- enviado a Irán en busca de locaciones.

El universo del filme de Affleck es la Norteamérica (y la CIA) del gobierno de Jimmy Carter. Es un mundo precario, de tecnología primitiva para nuestros ojos, de confianzas tambaleantes y de espías que se parecen mucho a los héroes verborreicos y alcoholizados de los guiones de Aaron Sorkin. Argo funciona –bien, muy bien- apostando a una nostalgia muy específica, como es el recuerdo de la resaca de los ’70 en Norteamérica, el último destello de decencia y buenas intenciones (abiertas buenas intenciones) antes de la era Reagan.

No es casual que Argo muestre a Hollywood como un lugar de artesanos veteranos y descreídos que tienen respecto a la naturaleza humana un conocimiento que el agente secreto apenas sospecha. El Hollywood de Argo no es el laberinto de mala leche que aparecía en The Player (1992) o en series como Entourage. Se acerca más bien al mundo decadente y pausado de S.O.B., de Blake Edwards, con sus productores octogenarios y esas oficinas cochambrosas donde faltan décadas para que aparezcan los módems y los iPhones.

 

argo

 

 

Skyfall, el último filme de Bond, transcurre en la actualidad feroz de la Europa en crisis y el Tercer Mundo en alza. De hecho, su villano es de origen latino y tiene su base de operaciones en algún lugar de Oriente. Más aún, no es una super-mente criminal venida del infierno como Dr. No o el Scaramanga de El Hombre de la Pistola de Oro: al revés, se trata de un agente renegado que alguna vez ocupó el puesto de privilegio a la derecha de M que ahora ostenta 007.

Lo interesante es que Skyfall (con sus errores, sus obviedades y su desopilante segmento final) se eleva y dispara la saga hacia el futuro gracias a su extraña concesión a una nostalgia que no es tan diferente a la de Argo. También hay acá un recuerdo afectuoso de los tiempos más sencillos y básicos de la Guerra Fría. También se asoma aquí un aire de solemnidad a la hora de evocar los viejos valores de la república. Y también se trata aquí de buscar en las memorias más viejas –incluso en las infantiles- orientación para moverse hacia adelante.

 

Luego de una serie de catastróficos ataques por parte del villano a la estructura misma del MI6, James Bond decide tomar a M –su jefa, su figura materna, la reina del ajedrez- y arrastrarla al único lugar intocado por su profesión: el terruño del cual salió huyendo antes de convertirse en una máquina de matar.

 

La última parte de Skyfall abandona los terrenos seguros de la saga (esa serie de clichés que Wood despreciaba en su comparación) y se mueve hacia un drama de tono bíblico donde dos hijos –el despreciado y el querido- luchan por la madre en un Edén derruido que incluso tiene su propio guardián armado.

 

Lo que me gustó de Skyfall (lo que me parece que la convierte en una de las películas del año y en uno de los episodios más atractivos de la saga) es que intenta reaccionar a la queja de Wood: cómo se consigue emoción en una estructura donde sabemos que el héroe jamás morirá y donde los villanos nunca ganarán. Su respuesta es: ofreciendo un desenlace en el que el fracaso del mal sea irrelevante y donde sobrevivir sea una maldición.

 

Por supuesto, Bond triunfa. Pero su supervivencia lo enfrenta con lo que nosotros ya sabemos, que su personalidad tiene límites muy estrechos y su existencia está determinada por el triste hecho de que lo único que sabe hacer es matar, destruir y perseguir.

 

bond2

 

Al final de Skyfall, Bond termina en fojas cero. El laborioso trabajo iniciado en Casino Royale para darle estatura dramática se borra de un plumazo y el personaje (al igual que un computador al que le hubieran formateado la memoria) queda listo para una larga serie de aventuras al estilo más clásico de la serie.

 

Es un remate muy distinto al reencuentro filial de Argo, pero ambas películas beben de la misma fuente: en un momento donde un país (Estados Unidos) y una saga (las aventuras de Bond) se descubren agotados y sin rumbo, ambas historias apuestan por los beneficios de la vieja guardia. Qué sencillas eran las cosas entonces, parecen decirnos, qué atractiva es la tentación de volver a creer en villanos y jovencitos. Argo y Skyfall, en veredas distintas, son películas zombies, embarcadas en canibalizar tradición, historia y género.

Habrá que ver en el futuro cuál de las dos opciones envejece mejor y cuál de ellas (sea el talento personal de Affleck como director o la energía comunitaria de la saga 007 como industria) merece más atención.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Los viejos buenos tiempos: Argo, Skyfall

  1. Al final de Skyfall, Bond no triunfa. Pierde. El personaje de Bardem murió, pero eso no es lo realmente importante (Ni a él le importaba; estaba a punto de volarse los sesos junto con los de M, así que el hecho de que Bond lo mate al final no hace mucha diferencia); lo importante es que el tipo logró concretar su agenda de desestabilización política, terrorismo y venganza personal.

    La misión de Bond en esta película era mantener con vida a M. No lo logró. En el epílogo, en lugar de un “nuevo comienzo” debió haber sido pasado a retiro. Estaba fuera de forma (no pasó los exámenes) y operó por fuera del sistema (llevándose a M a la hacienda Skyfall). Ese tipo de cosas sólo se perdonan si al final de todo se sale airoso. Éste no fue el caso. Después de salvar al mundo en varias ocasiones, Bond no fue capaz de mantener con vida a una sola persona.

    Encuentro que la película iba bastante bien hasta el último acto (nuestro compatriota Alexander Witt se luce como director de segunda unidad), pero el final hace que el filme se descarrile por completo. En su intento por darle más peso dramático a Bond, Mendes y su equipo perdieron de vista cosas esenciales que deben cumplirse en el “sub-subgénero 007”. Después del final, me sentía como después de esa Teletón en que no se logró pasar la meta.

    El Bond de Daniel Craig pasará a la historia como el primero que fracasó en su misión.

  2. Hola! no sabía muy bien donde escribirte, veremos si por acá funciona. Por esas cosas de la vida (o de la inet) leí un poco de tu libro “El Sur” y lo amé. Tal vez porque también soy sureña de la Araucanía “indómita”. Villarricense para ser más específica. Tal vez porque soy de una generación menor a la tuya, pero fui capaz de sentir que te comprendía tan, pero TAN bien. Quizás, porque también soy de la clase media chilena que estudió una carrera universitaria y ahora se prostituye en la capital (esto último en sentido metafórico, claro está!)… en fin, podría ser por un sinfín de cosas que sentí una fuerte empatía por tus relatos/vivencias. Así que al día siguiente de “descubriste” (el sábado 29/12/2012), fui a comprar tu libro y me lo autoregalé. Pedí que lo envolvieran y no fui capaz de subirme a la micro de regreso a mi departamente, sin romper el papel y comenzar a leerlo. Reí a carcajada limpia, me emocioné, recordé las calles de Temuco (trabajé mi primer año de egresada universitaria en Temuco y Curacautín), los viajes a Huiscapi para ver a mis abuelos paternos (ahora para pararme frente a sus tumbas). En fin, fue todo tan cercano y lo describiste tan bien, que la tarde del sábado fui realmente feliz, porque tú si entiendes!!! y te agradezco el haberlo compartido.
    Un abrazo gigante, porque desde el sábado, tu libro se ha convertido en uno de mis favoritos.

    Pamela.

  3. Jeit dijo:

    Que verguenza tu comentario en La Tercera sobre la pelicula Odisea en el Espacio, menospreciando la marihuana como catalizador sensorial. Que repudio a tu clase, la de los sumisos y mangoneados. Dejame preguntarte algo ¿Te pagaron mas por ese comentario? ¿Era parte del trato por dejar que ellos publiciten tu libro, que sin ese apoyo, se queda al fondo obscuro de lo indeseable? Espero una respuesta, algo argumentado.

    • Es bastante obvio que el comentario no menosprecia la marihuana sino a quienes infieren pelotudeces bajo su efecto. Es bastante obvio si sabes leer, cosa de la que tengo dudas ante la pobre redacción de la segunda frase de tu comentario. No me pagaron extra y no tengo ningún trato para que publiciten mi libro. Sin embargo, me divierte enormemente que termines pidiendo argumentos, como si hubieras ofrecido alguno. Saludos a la pipa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s